‘La libertad no es una opción, es un derecho’

 

24 de septiembre de 2012

‘La libertad no es una opción, es un derecho’

La autora puertorriqueña aboga por que la Isla tenga “libertad y voz independiente”

Giannina Braschi es la autora de la novela “United States of Banana”, publicada recientemente. (Suministrada)

Por José A. Delgado / jdelgado@elnuevodia.com

WASHINGTON – La escritora puertorriqueña Giannina Braschi promocionó en Washington este fin de semana su más reciente publicación, la novela “United States of Banana”, que representa, entre otras cosas, un llamamiento a favor de que Puerto Rico tenga “libertad y voz independiente”.

“La libertad no es una opción, es un derecho constitucional”, indicó Braschi, en una entrevista, antes de participar ayer en el Festival del Libro en el parque central estadounidense. Braschi fue una de las escritoras y los escritores invitados al reconocido festival, auspiciado por la Biblioteca del Congreso. “United States of Banana”, publicado en 2011, incluye una primera parte en que la autora puertorriqueña, radicada en Nueva York, narra por medio de la ficción algunas de las experiencias y consecuencias de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center, en Nueva York.

El título de la obra surge de la segunda parte, en la que a través de personajes como la Estatua de la Libertad, Segismundo (prisionero durante un siglo por su padre, el rey de “United States of Banana”), Hamlet, Zarathrustra y Giannina, se pasa juicio sobre la situación colonial de Puerto Rico y las consecuencias de que Estados Unidos anexe plenamente a la Isla.

“Quiero la secesión de Puerto Rico de ‘United States of Banana’”, dice Giannina, el personaje de la novela, su primera publicación plenamente en inglés. No es la primera vez que Braschi, quien hasta hace poco fue profesora en Colgate University (Nueva York), explora el tema de las relaciones políticas entre Puerto Rico y Estados Unidos. Lo ha hecho, por ejemplo, en su novela bilingüe “Yo-Yo Boing”. Braschi indicó que ya explora ideas para una próxima publicación, pero prefiere no hablar de ellas en esta etapa: “Soy supersticiosa”.

Sólo adelanta que el debate sobre la situación colonial de Puerto Rico estará presente.

“Estoy a favor de Estados Unidos, pero quiero a Puerto Rico antes que cualquier país en el mundo. Quiero más a mi gente. Soy americana del Norte y del Sur”, sostuvo.

Braschi está consciente de que el Gobierno de Puerto Rico impulsa un referéndum local sobre el status político de la Isla y de que sectores de la diáspora reclamaron participación.

“Los que vivimos acá no podemos participar en el referéndum de allá, pero los que votan por el Gobernador en Puerto Rico no pueden votar aquí por el presidente de Estados Unidos. Siempre hay algo que nos niegan – dijo – porque somos colonia”.

Advertisements

Novela de Braschi fantasea con un mundo ideal para hispanos

ImageNUEVA YORK (AP) — La imaginación sin límites de Giannina Braschi queda plasmada en su libro “United States of Banana”, una novela en la que inmigrantes latinoamericanos reciben pasaportes estadounidenses, se mezclan con personajes como Hamlet y declaran la independencia de Puerto Rico.

Esa mezcla de fantasía, humor sarcástico y lenguaje sin tapujos se hace notar en las aproximadamente 300 páginas del libro, que se venderá internacionalmente a partir del 8 de noviembre.

“Mi fantasía nace de ser inútil en un mundo tan práctico”, explicó esta semana la escritora puertorriqueña durante una entrevista con The Associated Press (AP).

Braschi tardó 10 años en escribir “United States of Banana” y relatar un mundo caótico posterior a los ataques del 11 de septiembre del 2001. En la novela explora la vida de los 50 millones de hispanos en Estados Unidos, el estatus político de Puerto Rico y la relación política y comercial entre América Latina y Estados Unidos.

A través del personaje de Hamlet, creado por William Shakespeare; Zaratustra, del escritor alemán Friedrich Nietzsche, y un político boricua llamado Segismundo que está encerrado en las mazmorras de la Estatua de la Libertad, Braschi explora la caída del imperio norteamericano y la llamada “liberación” de los hispanos.

“Hablo de la inconformidad de la gente. Todos estos que protestan en Wall Street ahora… esa inconformidad yo la sentí mucho antes. Casi me siento como una profeta porque lo sentí. Yo iba caminando por las calles y escuchaba sus voces, escuchaba lo que la gente estaba pensando y lo escribí así mismo”, dijo la autora sentada en una silla roja de su moderno apartamento de Manhattan.

La novela publicada por Amazon Crossing y ya disponible digitalmente para Kindle es la primera en inglés de Braschi, también autora de “Yo-Yo Boing!” (1998) en español e inglés, y “El imperio de los sueños” (1988), en español.

La escritora, de risa fácil y sonrisa amable, ha impartido cursos de literatura en las universidades de Rutgers, en Nueva Jersey, y el City College de Nueva York, entre otras. El 1ro de diciembre leerá fragmentos de la obra en el Instituto Cervantes.

Braschi vivía muy cerca de la llamada zona cero de Manhattan en septiembre del 2001 porque se dedicaba a estudiar los simbolismos de la Estatua de la Libertad y quería ver el monumento a menudo. Tras los atentados, la autora se inspiró para analizar las olas migratorias que han llegado a la ciudad y la relación de las anteriormente llamadas “repúblicas bananeras” con Estados Unidos.

“El mundo lo que necesita ahora es significado. Una nueva espiritualidad”, manifestó. “Estamos buscando sentido a la vida porque nos sentimos vacíos y ese libro te da eso. Es como una guía espiritual de lo que te ha oprimido y de cómo liberarte”.

La boricua hace continuas referencias a su isla, describiendo la opción “wishy” como la independencia de Puerto Rico, la opción “wishy-washy” como el Estado Libre Asociado, y la posibilidad “washy” como la estadidad que convertiría la zona en el estado 51 de Estados Unidos. Braschi intenta aquí expresar la necesidad de dejar que los puertorriqueños averigüen lo que quieren y tomen su propio camino.

La escritora se convierte también en protagonista de la novela, hablando a veces en primera persona, y transformando a Hamlet y Zaratustra en inmigrantes hispanos cuya misión es liberar a Segismundo de las mazmorras de la Estatua de la Libertad. Pero para Braschi, “United States of Banana”, al igual que sus previas obras, no es sólo una historia que contar.

“En realidad no son libros, son etapas en mi vida”, explicó. “El recorrido de esas etapas; como la pintura negra de Goya y la pintura azul de Picasso”.

Claudia Torrens